El cuerpo humano, la creación perfecta y eterna, pero cada día atentamos más y más contra él, a través  de malos hábitos alimenticios y el sedentarismo entre otros