RELACIONES INTERPERSONALES CONSTRUCTIVAS


¡Comparte este articulo!

El amor auténtico en cualquier tipo de relación conlleva disfrute, felicidad, construcción de intereses comunes, corresponsabilidad, respeto, compartir y crecer juntos.

En mis entregas anteriores he abordado el valor de amarse a sí mismo, elevar la autoestima y mantenerla en alto como eje de la salud mental. Ahora vamos a ver cómo a partir de ahí, se generan las interacción que se establecen con los demás a todo nivel. El amor incondicional es la fuerza que mueve la vida, la motivación principal para levantarse cada mañana y el eje sobre el cual gira el mundo personal entre la concepción y la muerte, eleva las calidades humanas, es apoyo en la determinación para trazar proyectos, para seguir propósitos y en las relaciones con los demás.
En contraposición está el desamor, el miedo… cargados de sufrimiento, dolor, irrespeto, elecciones equivocadas, irracionalidad, violencia física o psicológica (doméstica) y resignación, bajo condiciones disfuncionales que enferman, esclavizan, victimizan, generan adicción, sufrimiento, deshumanización y destrucción. La falta de amor te impulsa a vivir profundos vacíos emocionales y afectivos haciendo daño a tu ser integral y afectando al final todas las áreas de tu existencia.

Con toda sinceridad contigo mismo define en qué lado de la balanza estás, porque como persona es importante que te des tu dignidad y te auto-respetes de manera coherente con tus valores, principios, intereses y ética. Sin ser egoísta estás por encima de cualquier deseo o temor de agradar al otro, de estar siempre disponible, a expensas de la vida de los padres, pareja, hijos, familiares, amigos o compañeros y de seguir aferrado a personas que no vibran a tu actual nivel de desarrollo.

Es tu responsabilidad elegir con libertad cada una de tus relaciones, en especial en la de pareja independiente del nombre del vínculo, porque en ella de manera preponderante prima la libre elección. De ti y sólo de ti depende si es constructiva o si te enfrascas en una con alta dosis de entrega amorosa ilimitada, sacrificada, peligrosa, obsesiva o psicopatológica, en la que prevalezcan situaciones de chantaje emocional, manipulación, sentimentalismo, sabotaje, necesidad y dependencia afectiva. El amor de pareja no justifica el atropello, el irrespeto, el sufrimiento, el maltrato en cualquier forma y no puede convertirse para ti en el único motivo de realización.

El amor es energía pura de la más alta vibración, produce efectos bioquímicos y es fuente de felicidad. Sin embargo, cuando no es saludable y funcional genera desdicha, por lo que se hace necesario y urgente cambiar esta forma de amar que causa tanto daño, lastima y produce profundas heridas. Esto sólo es posible si tú aquí y ahora recuperas desde el interior de tu ser, el real significado del amor, aquel que como bien se describe en 1 Corintios 13:4-6 es paciente, bondadoso, no envidioso, jactancioso ni orgulloso, no se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja con facilidad y no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad.

Psicóloga-Autora del libro Entre Tus Manos

ENTRETUSMANOS

¡Comparte este articulo!

Previous AUTO-RESPETO POR TU SER
Next LOS DOS CAMINOS… TÚ DECIDES!

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.