Editor's Rating

9.7

El comienzo de un nuevo año suele motivarnos a conquistar aquello que anhelamos. Sin embargo, ¿incluimos dentro de estos objetivos, aspectos que nos pueden ayudar a fortalecer los lazos con nuestros hijos?

Quien les escribe a través de este espacio es mamá. Mis hijos son mi motor, ellos alimentan mi alma para tratar de dar lo máximo de mi día a día, construir un mundo mejor, darles una buena educación, cuidarlos, protegerlos, hacerlos felices y más. Y aunque no pretendo ser perfecta porque sé que no es posible, si sé que tengo muchos aspectos que pulir y más vale hacerlo hoy que mis niños aún están a mi lado. Aunque es una frase trillada, es muy cierto que los hijos crecen rápido, más de lo que nos imaginamos. Cada día, cada segundo que pasa van fortaleciendo sus alas. Es el proceso de la vida, natural y saludable.

Por eso amiga, en el día de hoy quiero invitarte a que realicemos juntas algunas propuestas, sencillas pero valiosas para fortalecer la relación con los hijos, porque tenemos ante nuestros ojos nuevas oportunidades para crecer, mejorar, entregar mucho amor y alegría. Llenar los corazones de nuestros chicos con gratos recuerdos y una autoestima fortalecida. Aspectos esenciales para el buen desarrollo físico, intelectual y espiritual de nuestros niños en crecimiento.

Atención: Este es un punto que se menciona con mucha frecuencia en textos sobre cómo mejorar la relación con los hijos. Y aunque suene repetitivo, no puedo dejar de incluirlo, ya que es fundamental en los tiempos de agobio y aceleración que vivimos. Estamos hasta el techo de preocupaciones, alienados, como dice mi papá “siempre corriendo tras el hueso”. Entre las obligaciones, la responsabilidad de traer el alimento a la casa, las tareas de la escuela, la educación y las actividades extraescolares, queda muy poco tiempo para compartir tiempo de calidad con los hijos. Pasan los días ¡vuelan! y sin que nos demos cuenta, dejamos pasar oportunidades para entablar lazos, conocerlos un poco más, reír y crear recuerdos.

No es una excusa “no tengo tiempo”, basta con preguntar a la salida de la escuela como les fue, que hicieron, que comieron, cómo se sintieron con sus amigos, con sus profesores, que clase les gustó más. Podemos hablar mientras hacemos la comida, les preparamos el baño o doblamos la ropa, lo importante es escuchar con atención, que realmente nos importe. Ellos si escuchan y si les importa. Todo lo que nosotros les decimos, no cae en saco roto, ya lo verás. Pero es importante tener una congruencia entre lo que decimos y lo que hacemos.

Buen humor: Una de mis grandes propuestas diarias, es ser una mujer alegre para que mis hijos vean en mí un vivo ejemplo de amor a la vida. Es todo un desafío, pero en los días más difíciles me basta con mirar directamente a sus dulces ojos y al instante una sonrisa brota en mi rostro, de oreja a oreja. Algunos “tips” que ayudan a mejorar el buen humor son: hacer ejercicio físico, buena alimentación, buen descanso y cuidar de nosotras mismas, por ejemplo podemos arreglarnos aunque vayamos a la tienda de la esquina a comprar un galón de leche, realizar actividades que disfrutamos, inspirarnos con la naturaleza, con perfumes, buenas lecturas o buena música.

Espero estos sencillos pero importantes puntos te ayuden a construir una relación sólida y saludable durante este nuevo año y oportunidad con tus hijos. Intenta dejar el pasado atrás y abre tu alma al cambio y al progreso.

¡Felicidades!

www.mamaxxi.com