Ahora soy consciente que cada día es valioso y diferente, que cada segundo es irremplazable.

Con el transcurso de los años la vida me ha mostrado diferentes escenarios que en su mayoría por inmadurez, terquedad o quizás miedo no había querido aceptar, además en muchas ocasiones el negativismo me dominaba y terminaba experimentando las peores sensaciones.

De un momento a otro una situación afectó mi salud, en ese instante pensé que no podía hacer nada, ya que el diagnóstico era medio oscuro, sumando el pesimismo de otros. En cuestión de segundos, lo único que vino a mi mente fue Dios o lo que algunos llaman Energía Superior, visualice una gráfica básica en forma de “Y que representaba mi vida hasta ahí, con dos caminos que para mí son: Primero, el camino del “hasta acá llegue, esto no lo supero, no puedo hacer nada, etc.”, es decir, el camino que pasma y bloquea o segundo, el camino del “ya que esto pasa, qué puedo hacer? Qué alternativas hay? Debo seguir para adelante, voy a vivir al máximo, mejor voy a apreciar cada detalle y oportunidad de este mundo”.

Yo tomé el segundo camino y mágicamente mi perspectiva de vida cambio, ahora disfruto hasta mirar el cielo en silencio más que antes. Para los que se preguntan, esa decisión ayudó a sobrellevar mi problema de salud, hasta el punto de poder decir que nuestros pensamientos pueden dominar nuestro cuerpo, por eso estoy y me siento mucho mejor!

Ahora soy consciente que cada día es valioso y diferente, que cada segundo es irremplazable y que la vida es de decisiones, donde lo que debemos buscar es felicidad, tranquilidad y ser generadores de amor porque el amor cura, calma y se contagia.

Por eso siempre escoge el camino del “SÍ”, el camino positivo, el camino de las soluciones y la superación; aunque la oscuridad inmoviliza, todos tenemos en nuestro interior la fuerza necesaria para decir: “Esto está pasando y de aquí puedo salir, esto lo puedo superar, siempre hay alguna solución, alguna opción, voy a vivir mi vida con toda la alegría que pueda, me amo y solo cosas positivas debo hacer por mí a pesar de mi vulnerabilidad”.