Editor's Rating

9.8

Estado espiritual y por tanto permanente por el que con libertad optas. El concepto de gracias empodera porque sale de lo más profundo de ti y retumba en el universo, creando energía de transformación, bienestar, armonía, felicidad y amor pilares de la estabilidad emocional y mental.

La gratitud es una poderosa virtud que te engrandece como ser humano por su profundo impacto en tu psique, ya que te conecta con tu disposición interior de reconocer, apreciar y devolver desde el alma todo lo que recibes día a día, expresándolo con palabras y acciones.  En el camino de la gratitud el ser agradecido o no en frecuencia, intensidad y autenticidad impacta tu personalidad, porque tiene mucho que ver con la forma como te valoras y con el valor que das a los demás, a las posesiones materiales, al presente, a las situaciones cotidianas y a las relaciones con el mundo externo.

El estado de gracia te permite elevar la energía de alta vibración en tu vida y permanecer en actitud de reconocimiento de aquel beneficio que recibes en el presente o incluso del que con fe esperas hacia el futuro. Si agradeces reúnes en ti mismo empatía, generosidad, solidaridad y amabilidad que te llevan a mayores niveles de bienestar, a reducir la tendencia a la tristeza, depresión, estrés o ansiedad y por ende, a ser feliz. En consecuencia ejerces mayor control de tus circunstancias, buscas tu crecimiento personal, afrontas mejor las dificultades, pides ayuda cuando lo sientes necesario, aprendes de las experiencias sin sentimientos de culpa, rabia, dolor o resentimiento y caminas hacia nobles propósitos. Al dar las gracias por todo incluso por la adversidad, comprendes que cada cosa tiene su razón de ser y trae una enseñanza en tu proceso de auto realización.

En tus relaciones interpersonales es fundamental porque la gratitud refuerza las interacciones afectivas, familiares, laborales y sociales debido a que tú con la humildad del que recibe de los demás das gracias y aquí el agradecer siempre y cuando salga de tu corazón en forma auténtica tiene poder transformador, calmante y pacificador.

En tu desarrollo en el plano espiritual, la gratitud es indispensable para establecer una auténtica relación con Dios o con el Ser Superior cualquiera sea la idea que tengas de él e independientemente de la religión o creencia que sigas, al igual que es fundamental en la relación que tengas contigo mismo en tu esencia divina.

En general los beneficios de la gratitud se dirigen hacia el fortalecimiento de la salud física, mental y emocional, de las relaciones interpersonales, de la paz espiritual y de la humanización a nivel universal, porque con el agradecimiento se expresa amor, confianza, amistad, compasión, alegría y valor por la vida, recuerda que un gracias es en sí misma una palabra con poder, una oración o un mantra con tal intención que puede transformar tu mundo, el mundo del otro y el mundo entero.

Por: Lenny Pito-Bonilla  

creationihd.com

Psicóloga-Autora del libro Entre Tus Manos                                

www. amazon.com