Editor's Rating

9.8

“Porque a veces las decisiones, poco importa que sean graves o pequeñas, se toman por las razones más variopintas*1 y nadie sabe verdaderamente cuál ha sido el instante, la sensación, la molestia o la conmoción que nos ha empujado a hacerlo. Y, sin embargo, ocurre”.  Federico Moccia

Entre los años 70 a los 90 la problemática del narcotráfico golpeó con fuerza la vida de muchas personas tanto en Estados Unidos como en Colombia, los gobiernos de ambos países lucharon en conjunto por erradicar los carteles y el lucrativo negocio que se movía como pez en el agua en aquellos años, decenas fueron las víctimas de este conflicto y muchas murieron en el anonimato y el completo abandono. De los tantos problemas que este negocio generó uno de los más crueles e infames fue el de las mal llamadas “mulas”, nombre dado aquellas personas que eran utilizadas como carne de cañón o conejillos de indias por los carteles para introducir droga a los Estados Unidos, como muchos saben estas personas intentaban ingresar al país del norte con el “oro blanco”*2 en sus estómagos, que días antes del viaje introducían encapsulados en condones o látex.

Tantos fueron los que “coronaron”*3 como los que murieron en el intento, otros eran delatados por sus propios jefes para distraer a las autoridades y al tiempo poder ingresar un mayor cargamento a sus espaldas. Pero más allá de escudriñar en ese penoso pasado, quiero profundizar en las entrañas de una persona que se convirtió durante esa época, en el ángel de la muerte de aquellas “mulas” que no “coronaron”. Orlando Tobón, Colombiano de Cisneros-Antioquia, llegó a New York el 17 de Febrero de 1968 y como caído del cielo, sin saberlo, se convirtió en la única persona interesada por la suerte de los cuerpos de aquellas personas que morían por sobredosis, cuando las cápsulas de droga que traían en sus estómagos se reventaban dentro.

Al entrar a la oficina de Don Orlando ubicada en Jackson Heights, Queens NY, pude sentir de inmediato un aire acogedor, el calor humano de los que colaboran con él y de las muchas personas que entran y salen como si estuviesen en casa, un lugar sin pretensiones, con todo lo necesario para funcionar, pequeño pero donde suceden grandes cosas.

Don Orlando comienza contándome su historia por el final, lo que hace actualmente. Con orgullo me muestra fotografías de las casas que construye y regala cada año, a la gente más necesitada de su natal Cisneros, debo llenarme de paciencia pues la entrevista es interrumpida varias veces por los clientes que llegan, él con su absoluta amabilidad desarma mi impaciencia y nos atiende a todos al unísono. Al preguntarle de donde nace su vocación por ayudar a los demás, sin vacilar me dice que lo lleva en la sangre, que heredó de su madre ese gran corazón, Emma Cárdenas de Tobón, la mujer que se sacaba el pan de boca para dárselo al otro.

La señora Emma viajaba con frecuencia a los Estados Unidos, en sus viajes ella vio la oportunidad de llevar ropa para los presos y la gente necesitada en Colombia, así comenzó su ayuda por los demás, lamentablemente en uno de sus regresos a New York, murió en el accidente aéreo de Avianca en el año 1990, en homenaje Don Orlando continuó con el legado de esa gran mujer.

A raíz de la ayuda que Don Orlando dio para el entierro de una niña víctima de un accidente de tránsito, fue contactado para ayudar con la repatriación del cuerpo de un joven que murió de sobredosis al traer droga en su estomago, de la colecta que hizo para el entierro de la niña, quedó un dinero que fue utilizado para colaborar con los gastos de su primer caso y de ahí en adelante a perdido la cuenta de la cantidad de repatriaciones en las que ha participado.

Es mucho el dinero que se necesita recolectar para apoyar a estas personas, Don Orlando me dice que todo sale de su bolsillo y de las donaciones que recibe de diferentes personas y empresas, gran parte de estos recursos provienen de sus empresas, la agencia de viajes, la emisora ¨Cisnerostereo¨ y la de servicios para declaraciones de renta y taxes o impuestos. Aunque la problemática de las ¨mulas¨ aún continua, la mayoría ya no mueren porque los condones son de mejor calidad y no se revientan, sin embargo Don Orlando continúa ayudando con las repatriaciones por diferentes causas de muerte, no solo hacia Colombia sino a toda Latinoamérica.

Son muchas las maneras en que este bondadoso hombre contribuye a crear un mundo mejor, me llamo mucho la atención como él piensa a futuro. Ofrece la posibilidad de capacitación cada año a dos jóvenes, que trae de Colombia para que estudien Inglés en un centro educativo en Virginia, genera empleo a los campesinos de su pueblo a través de la cría de marranos, para la producción de jamones, mantiene un ancianato, recolecta insumos médicos, lleva a los presos Colombianos en New York un día de diversión con conciertos y comida, que genera en los reclusos motivación hacia el buen comportamiento, con el propósito de asistir a estos eventos, en fin me quedo corta contando la infinidad de ayudas que él ofrece.

La genialidad de Tobón no termina allí, fue productor asociado y escritor de la historia de la película ¨María llena eres de Gracia¨ nominada al Oscar, con ella él cumplió su objetivo de dar a conocer en Estados Unidos y donde fuese vista la película, que las ¨mulas no son los monstruos que el narcotráfico hacían ver, mostró que eran personas con sentimientos, obligadas a tomar esta difícil opción por diferentes situaciones de pobreza y falta de oportunidades. Tiene escritas 27 historias y publicó el libro ¨Crónicas de Jackson Heights¨, editado por Simon & Schuster.

Terminó la entrevista con el gusto de haber conocido a este gran hombre y con la certeza de saber que existen personas que dan todo por los más necesitados. Aún hay esperanza de un mundo mejor.

En Quetomas La Revista y su sección la ¨Historia de tu vida¨ no solo queremos dar a conocer el testimonio de personas, también pretendemos que sea un canal de información para los lectores que de una u otra manera se sientan identificados con nuestras historias y necesiten algún tipo de ayuda. Aprovechando a nuestro gran protagonista quiero hacer énfasis en sus redes y organizaciones de ayuda, Don Orlando hace parte de la Liga Antidifamación de Colombia con sede en New York http://newyork.adl.org/. Pueden contactar a Orlando Tobón e-mail: orlandotobon@aol.com y recibir importante información para adquirir seguros exequiales, con la empresa Repatriación Latina www.repatriacionlatina.com, Don Orlando trabaja activamente con esta empresa.

Si usted quiere participar contándonos su testimonio en la “Historia de tu vida”, contáctenos en: quetomas.tv1@gmail.com

*1 Variopintas significa: Multiforme, mezclado o diverso.
*2 Oro blanco significa: Cocaína (narcótico).
*3 Coronaron significa: Que llegaron o alcanzaron su objetivo de viaje.