Editor's Rating

9.8

Conquista el corazón de la Gran Manzana

El famoso pintor Argentino DANIEL BOTTERO, deja el clima cálido del sur, para reencontrarse con sus admiradores y coleccionistas en la capital del mundo. Desde New York, nos deleita con su obra, e invita de manera cordial a compartir su maravilloso mundo de colores, formas y emociones, plasmados en cada pieza de arte, de una forma magistral.

Daniel Bottero abre las puertas de su fábrica de sueños, cada semana, en el corazón de Manhattan.

El protagonismo de sus obras se hace presente, así como la regia personalidad y carisma del artista.

En su estudio y galería de arte, reconocidos artistas del mundo de la farándula internacional, coleccionistas privados, empresarios, críticos de arte y amigos, se dan cita para admirar y adquirir Botteros originales, como parte de sus lujosas colecciones privadas. Sobre esto, el artista comenta:

“En cada cuadro va una parte de mi alma. Es un privilegio que quieran tener parte de mí, en la intimidad de los espacios que habitan”.

El maestro Bottero en su exitosa carrera de más de 20 años, ha logrado desarrollar y perfeccionar sus técnicas pictóricas, ofreciendo a sus admiradores un reflejo cada vez más real y más profundo de sus propias emociones.

“Me encanta pensar en mis cuadros como lugares de encuentro, donde cada uno pueda abrazar sus propias emociones y sentimientos”.

La cualidad del genio se manifiesta en la búsqueda continua de perfeccionar su arte y ponerlo al servicio de la humanidad, llegando incluso a incursionar en el mundo de la ciencia, usando terapias de color y energía, en procesos de sanidad mental, emocional y física.

“Creo en el poder del color, la energía y la intención como elementos de sanación física y emocional. Si a través de mis procesos creativos y mis pinturas, al menos una vida es transformada, entonces habré alcanzado el éxito”.

Daniel Bottero, un genio contemporáneo que perfila ser parte de las grandes leyendas del Expresionismo abstracto, cuya obra, sin duda alguna, es un valioso legado para la humanidad.

Botero-6