Seamos agentes activos honrando nuestra grandeza, avoquemos por un hablar que nos permita dejar un legado de paz”.

El 2 de octubre ha sido declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas como el día Internacional de la NO violencia, dicha conmemoración fue registrada mediante la resolución A/RES/61/271 del 15 de Junio de 2007, cuyo objetivo es: “Diseminar el mensaje de la no violencia, incluso a través de la educación y la conciencia pública”. Reafirmando “la relevancia universal del principio de la no violencia” y el deseo de “conseguir una cultura de paz, tolerancia, comprensión y no violencia” y en conmemoración por el  aniversario del nacimiento de Mahatma Gandhi, líder pionero de la filosofía y la estrategia de la no violencia.

Desde tiempos memorables el hombre se ha visto envuelto en el devenir de todo tipo de violencia creada por sus instintos de supervivencia como: ego, egoísmo, fanatismo, radicalización de ideas, manipulación, etc. Esto ha generado guerras, destrucciones, violencia de género, escolar, laboral, social, cibernética y una de las más letales la violencia del lenguaje, cuyos efectos traspasan fronteras.

Traigo a colación la violencia del lenguaje, ya que es una imperiosa necesidad retomar la importancia de hacer uso de un lenguaje apropiado cuando nos comunicamos con el exterior, porque este refleja:

  • Quienes somos.
  • De que carecemos,
  • Cuál es nuestro potencial.

En realidad somos lo que expresamos con nuestro hablar; cada palabra que sale de nuestra boca, viene de nuestros pensamientos y genera una expresión, la cual es un mandato universal. De ahí la importancia de tener un lenguaje edificante, toda vez que nuestras palabras reflejan nuestra realidad, éstas moldean nuestro diario vivir y además sirven para influenciar a otros, ya sea en forma positiva o negativa.

Dile NO a la violencia es un llamado a:

  • Tomar consciencia sobre el ejemplo que como padres debemos ser para nuestros hijos.
  • La clase política, gobernantes, líderes, hombres, mujeres, periodistas, comunicadores y
  • La sociedad civil en general, para que desde el lugar de cada uno en el mundo, reconozcamos nuestra grandeza como seres humanos y nos comuniquemos desde el respeto y la tolerancia a lo que estamos destinados a ser.

Lo que vemos en Internet, en las noticias, que oímos en la radio, las palabras que matan una sociedad y son escuchadas una y otra vez en televisión por millones de personas, las ofensas como  trofeos en un periódico, los desmanes de Jefes a sus subalternos, las habladurías del vecino, los gritos del esposo(a), el insulto racista del blanco al negro o viceversa, la discriminación racial, el desprecio por tener una figura diferente, el acoso porque se considera a los otros menos, todo esto, es lo que está generando nuestras palabras.

¿Cuál es la sociedad que estamos construyendo? Dile No a la Violencia Verbal.

Libro de la autora:

Mi Secreto Interior: Rompiendo las cadenas del pasado