Editor's Rating

9.8

El reto hoy, es tener una dieta saludable y nutritiva, que proporcione la energía suficiente para el desarrollo normal de las actividades diarias. Las diferentes organizaciones gubernamentales y los estudios de nutrición, ofrecen recomendaciones a tener en cuenta al momento de elegir.

Ellos sugieren: alimentos convenientes, frecuencias para consumo, balance de calorías y tamaño de las cantidades. Según el departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA United States Department of Agriculture), así es como debe verse cada plato de las comidas principales en el día:

De acuerdo a la filosofía popular esta sería la máxima a aplicar para nuestra comida diaria: “Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo”.
Combinando los dos conceptos en beneficio de una dieta saludable y nutritiva, se hace necesario iniciar el día con un buen desayuno que incluya frutas, proteína, vegetales y granos, evitando alimentos procesados de cualquier tipo, proporcionando la energía necesaria y balanceada que hará que la mente y el cuerpo puedan funcionar de manera adecuada en el transcurso del día.

Aquellas personas que tienen como hábito tomar sólo café en las mañanas o incluso no tomar nada, están exponiéndose a que su cuerpo trabaje con las reservas que tiene en sus órganos, músculos y huesos, dejándolo en una situación que poco a poco podría volverse crítica y sin posibilidades de revertir los efectos dañinos causados. Es decir, tener una alimentación integral, lleva a mejores resultados en el desempeño diario y tomar decisiones acertadas para una vida en balance.

Recuerde estas recomendaciones:

1. Incluya alimentos crudos en todas sus comidas, cumpliendo como mínimo con 5 a 7 servidas diarias de frutas y vegetales.

2. Coma por lo menos 6 comidas al día o cada 3 horas: desayuno, almuerzo, cena y 3 bocaditos saludables intermedios, que pueden ser frutas, yogurt o semillas; de esa manera su estómago se sentirá satisfecho siempre.

3. Tome suficiente cantidad de agua, lo mantendrá hidratado y la sensación de hambre se irá. Además los beneficios en la digestión son notorios. Teniendo en cuenta la sugerencia de los orientales: dejar de beber cualquier líquido 1 hora antes y 1 hora después de cada comida fuerte.

4. Reduzca el consumo de alimentos procesados y/o con grasas sólidas, azúcar y sales adicionales o que contengan transgénicos (GMO). Los cereales, sodas, pizza, embutidos y dulces son algunos de ellos.

Muchos dirán que es más fácil decirlo que hacerlo, sin embargo día a día encontramos opciones de comida limpia muy interesantes, para lograr los mejores beneficios nutricionales y con un excelente manejo del tiempo de preparación. Solo basta decidir hacerlo y todo el universo abrirá las puertas adecuadas para ponerlo en práctica.

Recursos

banner-out-horizontal-Tomas